Nov 03 2011

“Las Vegas, baby”. O lo que es lo mismo “Barajas, nena”.

A primera hora de esta mañana mi abuelo me llamaba para preguntarme por una noticia que vio ayer en la televisión sobre que iban a construir “Las Vegas” en Madrid. Él estaba ilusionado de que se construyera en nuestra ciudad algo bueno para nuestro sector.

Algo parecido se intentó en los Monegros hace unos pocos años (2007) y no cuajó. Se pueden encontrar muchas noticias en internet sobre ello. Un grupo de empresas europeas, australianas y norteamericanas querían construir en una zona desértica de Aragón un mega complejo de ocio con hoteles, casinos, restaurantes, tiendas, golf, hipódromo y toros. Su nombre: “Gran Scala”.

Ahora parece que la idea, una vez ha sido descartada en Aragón, se ha trasladado a Barajas, con inversión del norteamericano Sheldon Adelson, de Las Vegas Sand Corporation, propietarios de los casinos Venetian de Las Vegas y de Macao, “Las Vegas asiáticas”; que no tengo el gusto de conocer pero sí conozco a muchos jugadores que han pasado por allí y vuelven encantados.

Creación de empleos, recaudación de impuestos, inversión extranjera. Justo lo que España necesita. Puntos a su favor para que sea aprobado. Pero a ver si finalmente se lleva a cabo. En la otra cara están las restricciones al juego en España. Los elevados impuestos de los casinos, por máquina, por mesa, las homologaciones requeridas…un montón de burocracia que entorpece un correcto desarrollo del negocio y que los extranjeros se animen definitivamente a invertir.

Seguramente Adelson pese a todos estos inconvenientes sabría sacar más rentabilidad a un casino español, pues también es verdad que desde hace algún tiempo se van quedando anticuados, y son pocos los casinos que se adaptan a la actualidad, a los cambios en el negocio, en la sociedad, e incluso en la economía.

Vivimos en una democracia con tanta libertad para unas cosas, y luego nos limitan tanto otras. Y no siempre por el bien general, no. Se puede jugar a la lotería pero no al poker, porque es malo. Pero un menor puede comprar un boleto de la ONCE (que es muy educativo) o la lotería de Navidad se emite por la mañana cuando los programas de poker tienen que ser de madrugada. No olvidemos, al menos los que somos jugadores de poker, que la lotería es puro azar y el poker es un juego de habilidad, sin embargo en España está mejor vista.

En un país con libertad empresarial existen restricciones para montar un casino por ejemplo en la Puerta del Sol, que se llenaría de guiris y llenaría las arcas municipales, por una ley anticuada sobre la distancia a la que se podía construir un casino. Restricciones sobre el número de mesas que se pueden tener abiertas, sobre horarios, juegos permitidos, impuestos altísimos…

También es verdad que los casinos de nuestro país no lo están haciendo demasiado bien, y que podrían tratar de unirse para cambiar las cosas en lugar de las diferencias que existen. Entre otras cosas, Barajas supondría según la ley actual que los impuestos de los casinos de la comunidad fuesen menores, igual que cuando abrió Aranjuez, que Torrelodones tuvo que soportar menos impuestos que cuando era el único casino de la comunidad. Seguro que si el proyecto de Barajas va para delante, muchos casinos españoles se ponen las pilas.

Pero voy a pensar en positivo. No estaría mal tener un complejo así a quince minutos de casa. Luces, muchas mesas de poker, oferta de torneos diarios…aunque en versión Alfredo Landa. Yo por ahora me quedo con Las Vegas, y es que dudo que ese espíritu (y bien asentado hace décadas) que allí existe se pueda trasladar a otra parte, aunque sea un americano quien lo traiga.

1 ping

  1. […] de vivo tenemos también el proyecto de Adelson del que ya hablé hace unos meses, que sigo viendo jugoso pero poco viable entre otras cosas por la normativa y la fiscalidad que hay […]

Deja un comentario

Your email address will not be published.