Oct 30 2011

El poker se va normalizando

Este año está siendo bastante peculiar para el sector del poker español. Tenemos por un lado el boom: el poker empieza a ser un juego/deporte conocido por la mayoría de ciudadanos, sobre todo por causa de los programas de televisión. Por otro, tenemos la nueva regulación del juego en internet a puntito de salir.

No nos olvidemos de que este boom viene de las salas online, que son las que mueven todo el cotarro, quienes organizan la gran mayoría de los torneos en vivo más relevantes y quienes lo llevan a la televisión. Que toda esta moda no es fruto del azar (dígase probabilidades -chiste de poker, jajaja, qué lástima-) ni de que cada vez le guste a más gente. No. Esto viene de atrás. Y no desde hace mucho.

Viene desde que se empezó a poder jugar al poker en Internet, que a cualquier hora y en cualquier lugar, solo con un ordenador se podía jugar una partida. Incluso con dinero ficticio o con céntimos. Sin necesidad de jugarse la casa como se creía por las pelis. Ahora la tele manda un mensaje distinto.

Llega 2003 y Chris Moneymaker consigue ganar el evento principal del campeonato del mundo de poker (WSOP) habiendo conseguido la plaza en un satélite (torneo clasificatorio) por una cantidad irrisoria.

Comienza el boom del poker. La participación de las WSOP desde entonces se dispara. Se multiplica la cantidad de jugadores por el mundo, y las salas online clasifican a muchos jugadores. Desde entonces cada año se ha batido récord de participación en los mundiales.

A países como los nórdicos, con fama de jugadores muy buenos, el boom llegó con antelación que por el sur de Europa. Que también, con el frío de por allí y la falta de sol, bastante lógico que estén horas en un ordenador. A España ha llegado bastante más tarde, y ha tardado en cuajar.

Por 2004 muy pocos comenzaron, pocos nos fuimos añadiendo los siguientes años, y nos veíamos las mismas caras por los circuitos. Excepciones son jugadores de muchísimos años atrás, como Manuel Labandeira. Carlos Mortensen, campeón mundial en 2001, hecho que curiosamente tuvo menos repercusión para incentivar el poker español que los programas de la tele. O jugadores como Raúl Páez, que dentro de los modernos es uno de los más antiguos. Todos ellos jugadores consolidados, no famosos por pegar un pelotazo en un torneo con repercusión mediática.

Una de las ventajas de todo esto es que tanto a jugadores como a trabajadores del sector, no se nos vea como bichos raros que “tenemos un problema que no estamos viendo” como si de adictos se tratase. O que suene tan “fashion” a lo que nos dedicamos, que no se puede tener una reunión social (llámese fiesta, cena, quedada, cita o como se quiera) sin ser el centro de atención nuestra dedicación profesional. Que por otro lado, ahora que comienza a ser conocido y aceptado, a la gente le encanta saber cómo funciona y lo acaba siendo igual… (lo mejor es ocultarlo 😉 )

Una vez que todo esto se va normalizando, resulta que la otra cara es la regulación. Se preguntan los que llegan ahora, que “qué es eso de que no puedo montar una timba”. Aquí está la parte que va a tardar bastante en cambiar. Y es que el poker en vivo es un juego exclusivo de casino.

Aunque en principio por jugar en casa con los amiguetes nada va a pasar, sí que se abren clubes y similares por todo el país, que de vez en cuando se encuentran con la sorpresa de que se los cierran y les multan. Y si bien es cierto que sería ideal una legislación, a día de hoy los casinos pagan unos impuestos altísimos, tanto por mesa como por ingresos, además de los gastos de cualquier empresa, que lógicamente provocan que esas timbas no pueden ser legales.

Hay comunidades, como en Canarias, que la regulación permite asociaciones con unas determinadas limitaciones económicas. Con la legislación actual sería una práctica completamente viable. Pero cada comunidad tiene su historia. Para todo. Incluso para llegar a incongruencias como la forma de jugar cash en Madrid.

Y de postre tenemos la regulación online que está al caer. Resulta que ahora ya no se va a poder jugar en cualquier sala, sino solo en las que consigan licencia. Esto está revolucionando todo, está siendo un año extraño para el sector. Las salas cambiarán la forma de publicitarse y de invertir. Muchos jugadores patrocinados puede que dejen de serlo. Los jugadores profesionales online están pensando marcharse del país debido a que seguramente esta legislación producirá que haya muchos menos jugadores en las salas contra los que se pueda jugar, y por tanto menos mesas, además de que puede haber cambios sobre el rake (porcentaje que cobra la sala) y sobre la cantidad de dinero que se puede ingresar en cada sala.

Y aquí estamos en medio de todo esto. Si las cosas han cambiado tanto en menos de diez años, mucho pueden cambiar también en los próximos diez. En este curioso mundo del poker.

2 comentarios

1 ping

    • Jose Maria AKA Richard Pers AKA Pon Pim Pam Pum on 30/10/2011 at 23:08
    • Responder

    Me ha encantado el artículo, no conocía la historia de cómo Moneymaker llegó ahí y muy cierto lo de que te miren como un bicho raro cuando hablas de póker, aunque ahora ya eso no pasa, de hecho, a la gente le gusta bastante, aunque se asustan cuando les dices las palabras mágicas “online” y “dinero real”, ahí es cuando te sueltan el clásico… “cuidado… bla, bla, bla”.

    Leí hace poco un artículo sobre la posibilidad de pedir una moratoria para la ley del juego, ya que los sponsors de muchos programas y equipos deportivos podrían salir por patas, que sabes de esto Laura ?

    Un saludo y ánimo con el blog, no lo conocía, me lo pongo en favoritos.

  1. Hasta que se concedieran las licencias se planteaba la posibilidad de que existiera un periodo de carencia desde que fueran solicitadas. Durante el mismo las salas no podrían publicitarse, por tanto esos programas, equipos, etc. dejarían de cobrar esos ingresos. De ahí que se opusieran.

    Me alegra que te guste el blog 😉

  1. […] y que los jugadores tengan tiempo de negociar sus patrocinios. Es lo que comentaba en una entrada anterior: que quien mueve casi todo el negocio de poker son las salas […]

Deja un comentario

Your email address will not be published.